-

Cómo reavivar la llama en una relación

This post has already been read 747 times!

El paso del tiempo, en la inmensa mayoría de las relaciones, produce un desgaste, un deterioro que si no se tiene mucho cuidado es capaz de apagar la llama de la pasión y del amor. El amor es una amistad con momentos eróticos, mantener el número de esos instantes de pasión y erotismo es fundamental para la buena calidad de una relación de pareja.

En este sentido, al ir percibiendo cómo, poco a poco, la rutina da paso al aburrimiento y este a la apatía, hay que actuar en consecuencia, buscando fórmulas que reaviven la llama del amor pasional, clave de una relación saludable.

Las formas válidas son infinitas, basta que ambos componentes estén de acuerdo, se liberen de complejos y procuren satisfacer los deseos del compañero o compañera. Las acciones a llevar a cabo pueden ser desde volver a viajar a un lugar donde fueron muy felices hasta grabar un video erótico, o visitar un sitio de intercambio de parejas como Wyyldeno hay límites si no se quieren.

En cualquier caso, estas son algunas de las formas aconsejadas para despertar y mantener viva la llama de una relación.

Darle la importancia que merece al sexo

La llamada llama del amor está relacionada directamente con la pasión, y la pasión con el sexo. Para reavivarla nada mejor que el nerviosismo y la excitación que produce romper barreras e innovar. La búsqueda de nuevas fórmulas de goce sexual permitirá conocerse mejor mutuamente y volver a crear vínculos afectivos llenos de complicidad y placer.  Al recorrer caminos intransitados, descubriendo experiencias que permanecían latentes en el deseo, la unión entre ambos componentes de la pareja renacerá y se fortalecerá.

No caben tabús, y la mente se tiene que abrir a los deseos, sin censuras ni críticas. Es posible que el uso de juguetes sexuales, disfraces, practicar el coito en exteriores o añadir una tercera persona a la ecuación sea lo que ambos estén buscando, pero por temor o vergüenza no se haya comunicado.

En cualquier caso, no hay que hacerse de rogar en cuanto a practicar sexo, sino todo lo contrario, facilitar el encuentro, que sea espontaneo, urgente, tranquilo, pasional, sosegado, rabioso, loco o razonado… Y en esos encuentros, que no falte el dialogo, ya sea con el tacto guiando a la otra persona o con el sonido haciendo ver lo que está bien y lo que está mejor, qué se quiere probar y qué se quiere repetir.

Otras acciones

Sin lugar a dudas, el sexo es fundamental para reavivar la pasión, pero no es la única actividad útil. Existen un buen número de acciones que también van a contribuir a lograr este despertar.

Valgan como ejemplo las tradicionales cenas románticas, los viajes de fin de semana a lugares que inviten al amor, mantener y respetar las distancias y los silencios cuando se pidan, ser detallista, hablar de lo que es interesante para uno, pero, también para el otro, demostrar que interesa lo que piensa de cada situación.

Así mismo, los detalles, cuantos más pequeños, más valiosos. El roce de dedos al cruzarse en el pasillo, preparar su comida favorita, ser cariñoso, sorprender y cambiar la rutina, alejar las malas compañías y hábitos y, sobre todo, dedicar tiempo al ser querido, ya sea con masajes, caricias, valorando su trabajo, animando a realizar y cumplir sus sueños…

Sin lugar a dudas, la fórmula perfecta del amor duradero es ser amigos y tener sexo.

Compártelo: