Confunde el confesionario con un aseo portátil y caga dentro

Sucedió ayer en el municipio de la provincia de Cuenca de Fuente de la Jarra. Aunque no son fechas propias de celebración de bodas, se llevó a cabo la ceremonia del matrimonio entre dos jóvenes de la localidad.

Familiares, compañeros, amigos y vecinos, ocupaban al completo cada uno de los bancos. Juan, compañero de trabajo con 69 años y dedicándose toda su vida a labores agrícolas, era la tercera vez que entraba a una iglesia, y ésta lo hacia por puro compromiso. Parece ser que sufrió un tránsito intestinal irreversible, es decir que se cagaba vivo y tras mirar a su alrededor, se dirigió airoso y apretando nalgas hacia el confesionario.

“Qué agusto me he quedao nena, he cagao en el aseo portátil ese de ahí, como los que ponen pa la feria, no tiene luz ni papel pero me he puesto en cuclillas y he pegao un petardazo de miedo” susurró a su señora.Terminada la ceremonia, uno de los asistentes requirió al párroco para que lo confesara, descubriendo entonces… el divino pastel.

HAY NOTICIA ahora también en inglés https://thereisnews.com
y en Telegram https://t.me/haynoticia
Compártelo:
Website Security Test