El 50% de la gente que pide vino no le gusta y lo hace para parecer interesante

El 50% de la gente que pide vino no le gusta y lo hace para parecer interesante

El ocio, las tapas y las ganas de socializar con la gente muchas veces nos llevan a un terreno que no es el nuestro. Salir a comer o cenar nos obliga a tomar decisiones condicionados por los que están a nuestro alrededor. Pedirse un vino está de moda, pero, ¿realmente nos gusta o lo hacemos para quedar bien?

Un estudio elaborado por la Universidad del Vino, en Aranda de Duero, ha desvelado lo que todos ya sabíamos pero no nos atrevíamos a reconocer. El 50% de las personas que piden vino en bares y restaurantes en realidad no les gusta, sólo lo hacen para parecer más interesantes.

Entre los vinos que más suele pedir la gente y que más asco les da en realidad, están el tinto, el blanco y el rosado. O sea, todos. La mitad de los encuestados reconocieron que se pedirían mucho antes una Coca-Cola o un mosto por su sabor, pero no se atreven por el qué dirán.

Compártelo: