Finge tener la mano escayolada durante años para que su mujer le hiciera las pajas

Finge tener la mano escayolada durante años para que su mujer le hiciera las pajas

Un hombre se ha pasado 8 años de su vida fingiendo que tenía la mano escayolada, y todo para que su mujer le masturbara. La excusa perfecta para satisfacer sus deseos más primitivos.

Paco, sevillano de 48 años, se escayoló la mano cuando cumplió los cuarenta harto de tener que darse placer el mismo. Una treta con la que ha tenido engañada a su mujer la friolera de 8 años. Pero ayer se le acabó el chollo tras ser descubierto jugando al padel con sus amigos por una vecina que todo lo cuenta.

Por si alguien se pregunta por qué su mujer no le dijo que se masturbara con la otra mano en lugar de ceder a sus deseos, si que lo hizo, pero la respuesta de su marido le convenció: “Cuando te pajeas con la otra mano da la sensación de que es otra persona la que te está tocando, y eso sería infidelidad. Respeto mucho a mi mujer y nunca la engañaría”.

Compártelo: