Ingresado con dos tornillos en la cabeza que se había puesto para que no se le volara el peluquín

Ingresado con dos tornillos en la cabeza que se había puesto para que no se le volara el peluquín

La unidad de urgencias de un hospital de León atendió el pasado miércoles a un paciente que ingresó con dos tornillos incrustados en la cabeza. Según la explicación que ofreció a los sanitarios, el hombre se había colocado las piezas a fin de mantener su peluquín sujeto a la cabeza.

Las fuertes rachas de viento que azotan algunas zonas de la península han provocado el desprendimiento de árboles e incluso señales de tráfico. Éste parece ser el motivo que impulsó al hombre a tomar una maquina de atornillar y colocarse él mismo dos tornillos en las sienes para que no se le volara el peluquín. “Todo parecía que iba perfecto hasta que comenzó a dolerme la cabeza”. El dolor fue a más, lo que obligó al protagonista de esta rocambolesca historia a acudir a un hospital. En el centro le atendieron de inmediato, aunque un celador tubo que desplazarse a una ferretería cercana a comprar una máquina de desatornillar con la que eliminar las piezas metálicas.

El paciente fue dado de alta a las pocas horas. Ha trascendido que no es la primera vez que le ocurre un hecho similar, pues hace algunos meses acudió al mismo hospital con quemaduras en la cabeza tras habérsela impregnado con cola de contacto con el mismo fin.

 

Únete a nuestro nuevo canal de Whatsapp

Compártelo: