Ingresado tras conectarse las pinzas de la batería a los genitales para alcanzar la excitación

Ingresado tras conectarse las pinzas de la batería a los genitales para alcanzar la excitación

La central del 112 de Zamora recibió el pasado sábado una llamada que alertaba de un posible incendio en un chalet de la localidad. Hasta allí se desplazó una unidad de Bomberos, una patrulla de la policía local y una ambulancia, que constataron que una intensa humareda salía por una ventana.

Al acceder al inmueble, en una habitación encontraron a un hombre desnudo de avanzada edad, tirado en el suelo y con un artilugio humeante en la mesita de noche. El aparato que originó el fuego era una batería de coche. El anciano fue atendido por quemaduras, mayormente en los genitales, y al recuperar la conciencia explicó a los agentes que había estado intentando reparar la citada batería pero ésta había explosionado. Sin embargo, a los policías no les cuadraba el hecho de que realizara la reparación desnudo y sobre un colchón, de modo que interrogaron al hombre hasta que confesó que se había conectado las pinzas de la batería a los testículos para “alcanzar el clímax”.

Tras ser dado de alta, el malogrado anciano explicó que si bien no había conseguido su propósito, ahora al menos tenía “un pene de color ‘estilo africano’ que a las jovencitas les gustará mucho”.

Compártelo: