¿Los beneficios de los cigarrillos electrónicos superan los riesgos?

¿Los beneficios de los cigarrillos electrónicos superan los riesgos?

Fumar es una elección de estilo de vida peligrosa que da como resultado un mayor riesgo de muerte prematura o enfermedades graves, como cáncer y enfermedades coronarias, para el fumador, y resultados adversos para la salud de los fetos de las mujeres embarazadas que fuman. El tabaquismo pasivo también tiene graves consecuencias para la salud, tanto para niños como para adultos. Dejar de fumar es una de las intervenciones de atención de salud más importantes, efectivas y eficientes que se pueden emprender. Sin embargo, fumar es un comportamiento particularmente adictivo y dejar de fumar no es fácil. ¿Puede el cigarrillo electrónico y los compuestos como el líquido para cigarro electrónico Terpy ser una ayuda significativa en este empeño? Vamos a evaluar aquí esta cuestión apoyándonos en los hechos comprobados y estudiados al respecto.Dejar de fumar: difícil pero necesario

Al año de dejar de fumar, la probabilidad de que un exfumador desarrolle una enfermedad cardíaca se reduce a la mitad que la de un fumador continuo. Entre 5 y 15 años después de dejar de fumar, la probabilidad de cáncer de pulmón se reduce casi a la mitad y el riesgo de morir de cáncer se vuelve similar a la de un no fumador.

Si bien es posible dejar de fumar con solo una intervención conductual, la introducción de tratamientos farmacológicos complementarios, como la terapia de reemplazo de nicotina y vareniclina, ha aumentado las tasas de abandono del hábito de fumar. La profesión farmacéutica ha desempeñado su papel proporcionando apoyo conductual y proporcionando terapias. El reconocimiento social de los peligros del tabaquismo y el apoyo a un entorno libre de humo también han contribuido a la reducción general de la prevalencia del tabaquismo en el mundo occidental.

A pesar de estos avances, muchos fumadores actuales aún no pueden dejar de fumar y se requieren enfoques alternativos. La introducción de los cigarrillos electrónicos es uno de esos enfoques alternativos. El cigarrillo electrónico fue desarrollado por primera vez por un farmacéutico en China a principios de la década de 2000. Es un dispositivo que produce un aerosol de nicotina usando una batería para calentar una solución de nicotina y agentes aromatizantes. El dispositivo es cilíndrico y tiene una boquilla para inhalar el vapor. A diferencia de otras formas de reemplazo de la nicotina, los cigarrillos electrónicos permiten al usuario imitar el ritual de la mano a la boca de fumar un cigarrillo, pero entregan la nicotina vaporizada a los pulmones sin los subproductos tóxicos que acompañan al fumar tabaco. Por lo tanto, intuitivamente se sienten más naturales y aceptables para el fumador habituado.

Evidencias sobre la efectividad del cigarrillo electrónico

Una revisión reciente de la evidencia de la efectividad de los cigarrillos electrónicos ha sugerido que pueden aumentar las posibilidades de dejar de fumar a largo plazo. La revisión incluyó 24 estudios completados que corroboraron las tasas de abandono del cigarrillo tradicional a los 6 meses de uso. Ninguno de los estudios incluidos informó efectos adversos graves de los cigarrillos electrónicos. En general, se reconoce que todo esto merece una exploración exhaustiva.

A nivel internacional, existe una gran variación en la medida en que los países apoyan o restringen el uso de los cigarrillos electrónicos. Entre los países del mundo occidental, Inglaterra ha adoptado un enfoque más liberal para los cigarrillos electrónicos, priorizando la importancia de ayudar a las personas a dejar de fumar sobre cualquier otra preocupación. Public Health England ha afirmado que los cigarrillos electrónicos son un 95% más seguros que el tabaco fumado y ha expresado su preocupación por el hecho de que un número cada vez mayor de personas piensa que los cigarrillos electrónicos son más dañinos que fumar. En un informe reciente encargado, la misma agencia presentó datos que confirman que la gran mayoría de los usuarios de cigarrillos electrónicos son fumadores o exfumadores y que la cantidad de personas que usan cigarrillos electrónicos que nunca han fumado es muy pequeña. El informe también sugirió que la liberación de nicotina al medio ambiente es insignificante y que no hay indicios que los usuarios de cigarrillos electrónicos están expuestos a niveles peligrosos de sustancias químicas tóxicas, como los aldehídos.

Una encuesta transversal publicada recientemente que involucró a 5863 adultos que fumaban concluyó que la abstinencia continua era más probable para aquellos que usaban cigarrillos electrónicos que para aquellos que compraban terapia de reemplazo de nicotina de venta libre. En un análisis posterior, los mismos autores estimaron que en 2015, los cigarrillos electrónicos ayudaron a unas 18000 personas a dejar de fumar en Inglaterra, y sugirieron que estos datos justifican el uso de estos dispositivos.

Conclusiones basadas en evidencias

Ningún medicamento es completamente seguro, y la decisión de usar o no un medicamento debe sopesar los riesgos y los beneficios. Aunque los cigarrillos electrónicos no están clasificados como medicamentos, se podría decir que deberían adoptarse principios similares al decidir si apoyar su uso. Esta es la base sobre la cual Public Health England apoya firmemente el uso de cigarrillos electrónicos, lo que justifica esta postura al resaltar las conocidas implicaciones negativas para la salud del tabaco fumado en relación con los riesgos menores de los cigarrillos electrónicos.

En la actualidad, los cigarrillos electrónicos no están regulados en gran medida, por lo que es importante acudir a sitios con suficiente control de calidad sobre los diferentes componentes a usar con los cigarrillos electrónicos (el solvente, los aditivos como los potenciadores del sabor o incluso la concentración del ingrediente activo). Esta falta de control de calidad es una causa válida de preocupación que debe abordarse si se quiere que los cigarrillos electrónicos se conviertan en una parte establecida del arsenal de los profesionales de la salud.

Sin embargo, una guía europea reciente, vigente desde 2017, ha introducido reglas para garantizar estándares mínimos de seguridad para la seguridad y calidad de los cigarrillos electrónicos, eliminando así parte del potencial de daño. En el documento europeo también se incluyen orientaciones sobre el folleto de información del producto y restricciones sobre publicidad. Apoyar la adopción más amplia de tales estándares y recomendar solo productos con licencia para dejar de fumar debería permitir a los pacientes experimentar los beneficios de los cigarrillos electrónicos y minimizar los riesgos.

En resumen, un cigarrillo electrónico con control de calidad, utilizado como parte de un programa estructurado para dejar de fumar, podría proporcionar una opción adicional eficaz para los fumadores para los que otros enfoques han fallado. Por eso siempre recomendamos confiar en sitios especializados cuando decidas cambiarte al cigarrillo electrónico, por eso te recomendamos Terpy.es, expertos en el sector y siempre dispuestos a dar soporte en 24 horas a nuevos consumidores!

 

 

Referencias:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2865193/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6457845/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4171752/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27660856/

Compártelo: