Se traga un balón de Nivea desinflado para ahorrar operación de balón gástrico

Se traga un balón de Nivea desinflado para ahorrar operación de balón gástrico

Cuando la llegada de la época estival es inminente y en los armarios se cambia la ropa de invierno por la de verano, solemos comprobar que otro año más hemos suspendido en la famosa Operación bikini.

Así debió pensar un vecino de Elche cuando tras comprobar que tenía una cintura similar a la de una gallina, trató de poner solución a tan pesado problema. Tras ingerir varios whiskys como anestésico, trato de tragarse un balón de Nivea desinflado para que una vez en su estómago y mediante una fina goma que le llegaba hasta la boca, pudiera inflarlo mitigando la sensación de hambre cuando esta se hiciera insoportable. Ya pasado el esófago y llegando casi al estómago, parece ser que tuvo un momento de lucidez y trato de revertir tal “autointervencion”, dirigiéndose él mismo hasta el Servicio de Urgencias siendo trasladado hasta el Hospital.

Una vez extraído el azulado plástico del balón playero, el insensato inventor quedó ingresado en espera de la intervención deseada, balón intragástrico. “Es que hay mucha cola en la Seguridad Social, era por adelantar algo, por eso lo hice yo mismo” comentaba al perplejo cirujano.

Compártelo: