Le deja un galgo a su abuela durante un viaje y lo recoge con 27 kg más

Le deja un galgo a su abuela durante un viaje y lo recoge con 27 kg más

Cada vez es más habitual que las personas tengan una mascota en casa, perro, gato, hamster, loro o incluso una iguana. Además del cuidado necesario, hay otra circunstancia a tener en cuenta. ¿Quién se ocupa de ellos durante nuestra ausencia?

Eso mismo es lo que ha sucedido en un pueblo de Castilla la Mancha, un joven tenía que llevar a cabo un viaje por motivos de trabajo hasta Zurich ( Suiza ) y siendo conocedor de que se alargaría a tres semanas , tuvo que buscar un cuidador, su abuela. Lo que no esperaba el dueño del animal, un galgo, es que a su regreso no reconociera al mismo, habiendo incrementado su peso en 27 kg más. “Hijo, estaba tan delgado que todos los días le ponía ollas de cocido, se le notaban las costillas, muy flaco estaba” respondió la inocente anciana ante los reproches del nieto

De sobra es conocido que por norma general, las abuelas siempre se han caracterizado por “obligar” a comer más de la cuenta a los nietos que han tenido a su cargo y en este caso el cebado fue el galgo.

Compártelo: