Se pone de moda hacer el "álbum de entierro" al igual que el de Bodas y Comuniones

Se pone de moda hacer el “álbum de entierro” al igual que el de Bodas y Comuniones

Hoy en día, estamos acostumbrados a que en cualquier tipo de evento sea normal que un reportaje fotográfico forme parte del mismo, pagando en ocasiones precios desorbitados con la resignación de que “es una vez en la vida.

Tenemos álbum de bautizo, de Comunión, de Bodas incluyendo de Plata y Oro, de cumpleaños, del bebé e incluso contamos ya con reportaje fotográfico del periodo de embarazo. Lo que nadie se esperaba es que la tradición de mediados del siglo XIX de incluir el reportaje fotográfico como parte del rito funerario volviera a la actualidad.

Varios son los fotógrafos que han planteado a numerosas funerarias la posibilidad de incluir en las coberturas del Seguro de Decesos, un album personalizado del día del funeral, foto de familia, tanatorio, misa, cementerio incluyendo unas hojas para dedicar las últimas palabras al ser querido. Aunque hay gente que le parece buena idea, también hay opiniones dispares “Ni regalao quiero yo tener en casa un álbum recordando el día que se murió un familiar o amigo, serviría sólo para llorar, además de que da yuyu”.

Compártelo: